ednbojednboj

El sistema endocrino

La coordinación

Endocrino

Endocrino

Servicios de Endocrinología

El médico especialista en Endocrinología se ocupa de los problemas hormonales. Las hormonas son señales químicas segregadas hacia el torrente sanguíneo que actúan a distancia sobre los tejidos.

Las enfermedades endocrinas se dividen en cuatro categorías:
1) producción hormonal excesiva
2) producción hormonal insuficiente
3) respuestas hísticas alteradas a las hormonas
4) tumores de las glándulas endocrinas

Éstas raramente ponen en peligro la vida del paciente de manera inminente (como una crisis adrenal), pero sí aumentan la morbi-mortalidad en caso de no ser diagnosticadas o ser mal tratadas.

Los trastornos endocrinos tienen un gran efecto sobre la calidad de vida, y una intervención efectiva puede ser extremadamente importante para el paciente y su familia.

  • Trastornos tiroideos. Hipotiroidismo, hipertiroidismo, tiroiditis, bocio, neoplasia de tiroides.
  • Síndrome metabólico: hipertensión arterial, glucemia basal alterada, triglicéridos altos, obesidad abdominal, colesterol “bueno” bajo.
  • Salud ósea y déficit de vitamina D
  • Enfermedades de las glándulas suprarrenales
  • Hiperandrogenismo
  • Hormonas y alteraciones iónicas: calcio, fósforo, magnesio, sodio, …
  • Endocrinopatías y gestación
  • Neuroendocrinología: trastornos de la unidad hipotálamo-hipofisaria

Contáctanos

¿Necesitas más información? Escríbenos tus dudas o consultas en el formulario que aparece a continuación, y te responderemos a la mayor brevedad posible.

Nombre *

E-mail *

Mensaje

* Campos obligatorios

Consulta médica

Hipotiroidismo, hipertiroidismo, bocio, nódulo tiroideo, cáncer de tiroides, tiroiditis, disfunción tiroidea y embarazo.

Todos tenemos tiroides, una glándula situada en la parte anterior del cuello que fabrica hormonas tiroideas (LT4 y LT3), indispensables para la vida. El aumento del tamaño del tiroides se denomina bocio.

El hipotiroidismo es el trastorno más frecuente y consiste en una menor producción de hormonas tiroideas. En el mundo occidental, normalmente la causa reside en anticuerpos que destruyen el tiroides.

En el embarazo es especialmente importante verificar que el tiroides materno funciona correctamente porque hasta que se desarrolla el tiroides fetal, las hormonas tiroideas de la madre intervienen en el desarrollo cognitivo del hijo. Además, la autoinmunidad tiroidea se asocia con complicaciones obstétricas como abortos. Después del parto, no es infrecuente que ocurran episodios de tiroiditis en mujeres con anticuerpos antitiroideos.

Es la agrupación en un individuo de los siguientes factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (al menos 3 de 5): dislipemia (triglicéridos altos y/o HDL bajo), hipertensión arterial, obesidad abdominal y/o el aumento de la glucosa en ayunas.

El término de prediabetes incluye la presencia de glucemia basal alterada (glucosa en ayunas ≥ 100 mg/dl), de una intolerancia a la glucosa (glucosa plasmática a las 2 horas de una sobrecarga oral de glucosa de 75 gramos entre 140-199 mg/dl) o de una hemoglobina glicosilada (HbA1c) entre 5.7 y 6.4%.

La prediabetes implica un riesgo elevado de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 y de sufrir enfermedades cardiovasculares.

La detección precoz de esta condición puede facilitar la adopción de medidas terapéuticas que eviten la progresión a diabetes. Además, permite controlar los factores de riesgo cardiovascular frecuentemente asociados: obesidad, hipertensión y colesterol.

A partir de los 45 años, o antes si hay factores de riesgo, se debería hacer despistaje de prediabetes.

El sobrepeso y la obesidad, la diabetes gestacional o el síndrome del ovario poliquístico se asocian a esta entidad.

En la menopausia, la preocupación por la salud ósea cobra especial importancia, pues la pérdida de masa ósea es inevitable. La osteoporosis es un factor de riesgo para fracturas, en particular, las vertebrales, de antebrazo y húmero y la de cadera. Factores genéticos, endocrinos y ambientales pueden acelerar el proceso. A nivel ambiental podemos intervenir asegurando una adecuada ingesta de calcio, teniendo unos niveles de vitamina D suficientes -son cuantificables en sangre- (con una adecuada dieta y exposición solar) y realizando ejercicio físico de manera regular.

El tabaco, la delgadez, la toma de medicamentos como los glucocorticoides, enfermedades como la artritis reumatoide, el hipertiroidismo, la diabetes mellitus tipo 1, la menopausia precoz o el hipogonadismo, problemas digestivos que comprometan la malabsorción de nutrientes como la enfermedad celiaca o las intervenciones gástricas, … son perjudiciales para la salud ósea. La realización de una densitometría ósea (DEXA) permite saber la densidad mineral ósea y definir si existe osteopenia u osteoporosis y en función de los resultados instaurar tratamiento si procede.

Es la aparición de pelo grueso en la mujer en zonas típicamente masculinas (bigote, mentón, pezones, abdomen, espalda).

El síndrome del ovario poliquístico es la causa más frecuente de hiperandrogenismo funcional e incluye síntomas como el hirsutismo, el acné, la alopecia y/o alteraciones menstruales. A veces, no se llega a identificar una causa concreta y la paciente es diagnosticada de hiperandrogenismo o hirsutismo idiopático. Otras entidades más bizarras incluyen la hiperplasia suprarrenal congénita no clásica, una enfermedad hereditaria, y los muy infrecuentes tumores productores de andrógenos.

Las glándulas suprarrenales se encuentran encima de los riñones. Producen hormonas como el cortisol, fundamental para la vida, y también aldosterona, catecolaminas y hormonas masculinas -andrógenos-.

A veces, en el contexto de una prueba de imagen realizada por otro motivo, el radiólogo encuentra una tumoración en esta glándula que denomina “incidentaloma suprarrenal”. La labor del endocrino es valorar la funcionalidad, es decir, si ocasiona o no un trastorno hormonal y determinar la actitud terapéutica.

El listado de la patología suprarrenal incluye: adenoma suprarrenal productor de cortisol-síndrome de Cushing de origen adrenal-, hiperaldosteronismo, feocromocitoma, adenoma suprarrenal no funcionante, carcinoma suprarrenal, insuficiencia suprarrenal primaria.

En la hipertensión arterial secundaria de origen endocrino, el problema a menudo reside en esta glándula.

La hipófisis (o glándula pituitaria) es una pequeña glándula situada en la base del cerebro que controla muchas actividades endocrinas.

Debido al incremento de las pruebas de imagen, no es infrecuente encontrar hallazgos en la hipófisis de manera casual “incidentalomas hipofisarios” ante los cuales el endocrino debe establecer si son significativos o no, y si de alguna manera afectan por exceso o por defecto al normal funcionamiento de la glándula y/o se asocian a complicaciones neuro-oftalmológicas.

Las enfermedades que afectan a la hipófisis son raras e incluyen:

  • Tumores primarios hipofisarios: adenomas hipofisarios no funcionantes, prolactinoma, enfermedad de Cushing, acromegalia.
  • Hipopituitarismo
  • Hipofisitis
  • Traumatismos
  • Enfermedades infiltrativas
  • Diabetes insípida
  • Lesiones vasculares
  • Otras lesiones