ednbojednboj

¿¡cuánto azúcar!?

Reflexiones sobre el azúcar

  • Lo primero que hay que decir es que en medicina demostrar causalidad, es decir, que algo produce un efecto positivo o negativo sobre la salud no es tarea siempre fácil. En parte, y afortunada o desafortunadamente, se debe al hecho de que  la mayoría de las enfermedades son multifactoriales en etiología, o lo que es lo mismo… A no produce directamente B; quizás A+C+F+Z producen B. De este modo, nos encontramos con variables intermedias en el desarrollo de los problemas de salud. Por ejemplo, el consumo excesivo de azúcares libres se asocia a diabetes vía el exceso de peso.

  1. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta energética total y sugiere una reducción a menos del 5% de las calorías de nuestra dieta.
  2. Los azúcares libres son monosacáridos y disacáridos añadidos a comidas y bebidas por los fabricantes, cocineros o consumidores, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los zumos de fruta y los concentrados de zumo de fruta.
  3. Es muy fácil llegar a ese 5%. Por ejemplo, 1 refresco de cola con azúcar… tiene 10.6 gramos de azúcares en cada 100 mL. Una lata son 330 mL, haciendo una regla de 3… esa lata tiene 34.98 gramos de azúcar que traducido a Kilocalorías son (1 gramo de azúcar son 4 Kcal) 140 Kcal. Partiendo de que necesito 2000 Kcal para mantener un peso saludable (pueden ser 1500 Kcal, depende de cada individuo), ¿ me paso o no con una lata de cola? 140/2000= 7% de las Kcal del día, sí o casi sí y comiendo “superbien” el resto del día (sin azúcar en la infusión, nada de tomate frito, no zumos, no precocinados…). En conclusión, es muy fácil pasarse. Pero si alguien lo hace “todo bien”, por echarse una cucharada de sacarosa en el café no van a perseguirle todos los males vinculados al azúcar. Es lo mismo que pretender hacer dieta a base de echarse sacarina en el café cuando de primero nos hemos comido un buen plato de arroz blanco a la cubana.
¿¡cuánto azúcar!?