ednbojednboj

Guía de medicación para pacientes con disfagia

By Boj et al.

 

Creo que esta guía tiene dos notas de interés para el lector:

  • No todos los fármacos se pueden abrir o partir; las formas farmacéuticas tienen a veces su buen propósito intencionado. Como por ejemplo, no causar úlceras gástricas al presentar una cubierta entérica.
  • La disfagia es un síntoma muy importante a detectar en el contexto de las enfermedades neurológicas (por ejemplo, ictus) para evitar la peligrosa neumonía por aspiración.

A continuación se presentan unos recortes de este trabajo:

 

La disfagia es un síntoma que denota la dificultad para la deglución de los alimentos sólidos y/o líquidos de la boca al estómago.

Se clasifica anatómicamente en dos tipos: orofaríngea y esofágica. Las causas de disfagia son múltiples; puede ser debida a alteraciones estructurales (que dificulten o impidan la reconfiguración de la orofaringe durante la deglución o a una disminución de la luz del tubo digestivo) o funcionales (por daño en el funcionamiento de la musculatura).

Existe una alta prevalencia de disfagia orofarígea en pacientes con enfermedades neurológicas: accidente cerebrovascular (30-50%), enfermedad de Parkinson (52-82%), otras enfermedades neurodegenerativas (esclerosis lateral amiotrófica –en el 60% de los casos es el síntoma inicial–, esclerosis múltiple –44%–), demencia (hasta el 84% de pacientes con Alzheimer), tumores, miastenia gravis (40%), etc.

Complicaciones de la disfagia: se asocia a deshidratación y/o desnutrición (por disminución de la eficacia de la deglución), así como a complicaciones pulmonares por aspiración –el 50% presenta neumonía– (por disminución de la seguridad), e incluso muerte –la mortalidad por neumonía aspirativa llega al 50%–.

La disfagia dificulta la administración de la medicación oral. La manipulación incorrecta de la forma farmacéutica, la disminución de la adherencia y los errores posológicos provocan una pérdida de la eficacia terapéutica y un incremento de los efectos adversos.

No todos los medicamentos se pueden triturar o abrir

NUNCA hay que manipular:

• Fármacos con cubierta entérica o gastrorresistentes. El medicamento está diseñado para que no se disuelva en el estómago y alcance el intestino (por ejemplo, para proteger de úlceras gástricas). Ejemplo: sulfasalazina.

• Fármacos con liberación modificada “Retard”. El fin es una liberación más lenta, lo cual permite una posología más prolongada y con menos efectos secundarios. Si se manipulan, la dosis (que habitualmente es alta) se liberará con rapidez y puede ser peligroso, perdiéndose a continuación eficacia. Ejemplos: verapamilo, propranolol, tramadol.

• Fármacos citotóxicos. Estos fármacos pueden ser accidentalmente inhalados por las personas que lo manipulan y pueden generar efectos adversos. Ejemplos: tamoxifeno, metotrexato, dexametasona.

 

Guía de medicación para pacientes con disfagia