ednbojednboj

COME HASTA SACIARTE AL 80%

McCay et al. demostraron allá por el año 1935 que la restricción calórica (RC) aumenta la longevidad de las ratas, concretamente los animales sometidos a RC sobreviven entre un 20 y un 50% más que los controles alimentados “ad libitum”. Posteriormente, múltiples estudios realizados en levaduras, moscas, gusanos, peces, … han plasmado lo mismo. Estos trabajos han demostrado que la RC enlentece el proceso biológico básico de envejecimiento y reduce marcadamente la incidencia de enfermedades malignas.

Por RC se entiende restricción calórica SIN malnutrición. La historia de la humanidad muestra a diario los resultados de una RC, en muchos casos severa. Sin embargo, estos experimentos “naturales” no proporcionan la información deseada, puesto que se trata de sujetos sometidos a dietas deficientes en nutrientes esenciales, como proteínas, ciertos aminoácidos o vitaminas. En consecuencia, las enfermedades infecciosas agudas acechan, muchas veces de manera mortal.

En humanos, los datos disponibles hasta la fecha también sugieren que la RC induce una serie de respuestas de adaptación similares a las de las ratas, reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes o el cáncer o mejorando la función cognitiva en sujetos añosos.

El ejemplo de los centenarios de Okinawa

“Evitar comer hasta saciarse”. Los habitantes de esta isla siguen este principio de Confucio (551 a. C.- 479 a. C). Comen frutas, verduras, hierbas, té, algas y pescado. Poca carne y nada de leche ni azúcar. Llevan un ritmo de vida activo y relajado, cultivan su huerto, practican artes marciales,… y viven mucho, tanto que es una de las regiones más longevas y con más centenarios por 100.000 habitantes del mundo.

Además, el experimento de someter a los oriundos de Okinawa al estilo de vida occidental ya se ha hecho, bien cuando sus habitantes han emigrado al oeste o bien por la introducción de restaurantes de comida basura; y los efectos han sido perder la estimada longevidad y sufrir las consecuencias negativas sobre la salud ya conocidas de este patrón de alimentación, vida sedentaria y estrés.

Por lo tanto, no se trata de una cuestión “de raza Okinawa”, sino una vez más de “maneras saludables de vivir”.

McCay CM, Crowell MF, Maynard LA. The effect of retarded growth upon length of lifespan and ultimate body size. J Nutr. 1935;10:63–79.

Pamplona R. Caloric restriction and aging in humans. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2009;44(4):225–230.

COME HASTA SACIARTE AL 80%